jueves, 20 de diciembre de 2012

La primera vez...

...que pensé ser madre en solitario.
 
Recuerdo conversaciones con una amiga, tendríamos unos 25 años, donde teníamos muy claro que queríamos ser madres, de eso hace 14 años pero ya nos planteábamos la posibilidad de serlo en solitario si no aparecía la persona ideal.
 
¿Quién me iba a decir a mí que sería el camino elegido? Entonces sólo pensaba que era una opción válida, pero no la mejor.
 
Como te cambia y te enseña la vida...ahora a mis 39 y con mi experiencia sí pienso que es la mejor, pero que nadie crea que es la mejor para todo el mundo, no, es la mejor para mí, hoy lo siento y lo vivo así, estoy convencida.
 
Últimamente me pregunto por qué no lo vi tan claro antes, desde los 35 que lo pienso seriamente, a los 36 quise ir a informarme a una clínica y los miedos me paralizaron, a los 37 lo conseguí pero hasta los 38 no empecé.
En abril me tocaba visita ginecológica anual, aproveché para pedir la prescripción de las pruebas que un año antes me había indicado la clínica de reproducción asistida, ya estaba la decisión tomada, no había marcha atrás y sin darme cuenta habían desaparecido mis dudas, que no mis miedos...
 
¿Cómo llegué a sentirme tan segura? En esos días estaba en una relación de pocos meses que hacía aguas, fue lo que me dio el empujón que me faltaba, estaba mal y buscaba una salida, me atormentaba estar perdiendo el tiempo, pero ¿perdiendo el tiempo para qué? Y ahí me di cuenta que me asustaba perder el tiempo para ser madre...
 
Después de la visita a la gine pedí hora para las pruebas. De inicio, había pensado seguir en la relación hasta que se definiese aunque sabía que sería para mal, quizás por sentirme acompañada, pero vi claro que no quería que el inicio de mi proceso tuviese sombras, sólo quería llenarlo de ilusión y recuerdos positivos, así que rompí el momento y seguí sola y feliz por lo que me esperaba (aunque me apenaba haber perdido la magia de la relación, pero eso ya no tenía solución).
 
Supongo que me siento fuerte, siempre lo he sido, pero ahora más. Me gusta mucho la idea de que mi/s hij@/s serán sólo fruto de mi decisión, que pase lo que pase estarán siempre conmigo y no tendré que acordar con nadie las decisiones a tomar en torno a ellos, y que serán el resultado de un deseo maduro, pensado y valorado durante muchos años.
 
Buuufff...qué bien me siento con la manera de haber llegado hasta aquí, porque aunque ahora me de rabia no haberme decidido antes, también creo que todo llega en su momento y el mío no era a los 35, ha sido a los 38, pero es que ya tengo 39 y empiezo a impacientarme... ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario