viernes, 28 de diciembre de 2012

La suerte...

...me acompaña.

Como ya os he contado en la entrada Primer obstáculo... , hace 4 meses cambié de Dirección dentro de mi empresa y los cambios laborales han sido importantes respecto al trabajo a realizar.

Cuando acepté el nuevo reto sabía que me metía en el mundo de las finanzas pero no qué proyecto me asignarían. Durante el primer mes viví intensamente la novedad compartida con el segundo tratamiento, descubrí que mi trabajo era demasiado individual y que el 2013 sería el año más importante del mismo, ninguna de esas dos premisas me hubiesen importado años antes (ni años después) pero buscando ser madre para el 2013 la cosa cambia.

Después del segundo negativo volví a sentir agobio. ¿Es el mejor momento para quedarme embarazada? Está claro que laboralmente no, pero volvía al punto de partida ¿He de posponer mi decisión? No tiene sentido sabiendo lo difícil que es y con mi edad. Entonces ¿qué hago? Repetí la reflexión de unos meses antes y volví a la misma conclusión: mi decisión es firme, quiero ser madre y eso a mi edad ya no puedo pararlo.

Aunque no había vuelta atrás ahora sí era consciente de las implicaciones en el trabajo que podría tener, embarazada dejaría a mi jefe en un momento laboralmente complicado, y volví a pensar en que debía hablar con él y explicarle la situación para preveer soluciones con tiempo suficiente, pero ¿quiero explicar algo tan personal y más cuando  no sé el tiempo que tardaré en conseguirlo?

Llevaba días comiéndome la cabeza con esas dudas cuando, sin esperarlo, en una reunión mi jefe me explica, intentando justificarse (o esa sensación tuve) para que yo no sintiera que no me valoraba suficiente, que había pensado buscar un nuevo recurso para el proyecto, que le daba miedo que sólo yo controlase un tema que es imposible delegar en caso de vacaciones o bajas.

Imaginaros, en ese momento a mí es como si me hubiesen quitado una losa de encima,  pensé que los astros están conmigo ya que me dan tranquilidad para que consiga mi sueño...

P.D.: mi nuevo compi se incorporó hace 3 semanas y creo que será fácil trabajar con él. :-)

12 comentarios:

  1. Puf, no me extraña que te quitara un peso de encima.. me alegro mucho y si encima os llevais bien, es genial .Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento genial, estoy teniendo suerte, lo sé... Besitos!

      Eliminar
  2. me alegro mucho, yo cuando me quedé embarazada me quedé tambien sin asistente y ha sido durilla porque estaba a tope siempre, pero bueno ahora tengo dos asistentes, ejejej, asi que muy bien :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy encantada con la de tiempo que tenemos por delante para aprender, en el último momento todo hubiese sido un estrés! Besotes!

      Eliminar
  3. La verdad es que menos mal!!! sino menudo agobio, y si estas teniendo suerte, buena suerte y eso yo creo que tiene un gran final que ya sabemos cual es, "que pronto seras mamá". (o eso deseamos, que sigas teniendo buena suerte).
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá! Estoy muy positiva y eso tiene que ayudar...pero en esta historia toda ayuda es poca! Besos wapi!

      Eliminar
  4. PUes estupendo ese peso que te has quitado de encima, porque desde luego para lidiar con un tratamiento y un embarazo lo mejor es estar lo más tranquilo posible.
    Yo siempre dije que con 30 años lo intentaba fuera como fuera la situación porque jamás encontraría el momento adecuado en todos los sentidos, justo el día que fuí a pedir información a la clínica de fertilidad mi jefe decidió no renovarme... al principio me llevé un gran cabreo, pero luego pensé que no hay mal que por bien no venga y tube un embarazo de lo más tranquilo jejeje...
    Asique almenos te quitas algo de estrés... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mellizos...mi madre me dice que estoy loca, pero yo firmaba ahora mismo 2 del tirón! ;-) Besotes!

      Eliminar
  5. Hola!
    he aprovechado un minuto de calma para venir a conocerte :)
    Me gusta mucho tu blog, así que ya tienes otra seguidora de tus aventuras!
    Nos leemos!
    Muas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mo! A mí también me gusta el tuyo, ya ves que allí me quedé... Besitos

      Eliminar
  6. Pues ea, se ha acabado el problema. Y te doy la razón, si quieres ser mamá plantéatelo en serio y hazlo ya, porque como empieces a pensar no lo harás nunca.

    A mí es algo que me "agobia". A pesar de que acabo de licenciarme, el panorama laboral del país me hace pensar que nunca tendré los medios suficientes (trabajos temporales con sueldos bajísimos no dan casi para mantenerse a uno mismo, cuanto más a un bebé según está todo) para tener hijos. Aunque sé que llegado un día me lanzaré a la piscina, sea como sea. Tengo ese sueño y no pienso quedarme sin cumplirlo.

    Te sigo, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la cosa está malita pero hay que luchar por los sueños y en ello estoy, espero dejar de pensar pronto en los tratamientos para pensar en la dulce espera... Muaks!

      Eliminar