miércoles, 13 de noviembre de 2013

La curiosa historia de un nombre...

...y mi GRAN familia.

Mi familia materna es una auténtica tribu, dicho con mucho amor, los adoro...de hecho tengo clarísimo que cuando logre mi sueño alteraré mis apellidos en honor a ellos, espero poderles rendir ese merecido homenaje, sé que les encantará que sea así y mi padre aunque no lo sabe aún sé que lo entenderá.

Mi abuelo tuvo 7 herman@s, 7 cuñad@s y unos padres que se volcaron en ayudarle cuando mi abuela murió dejando 3 hijos, la más pequeña mi madre con tan sólo 1 año. Mis tíos y mi madre siempre han dicho que la vida les quitó una madre y les regaló 7 nuevas. Los 24 prim@s se criaron juntos y fueron como hermanos, lo siguen siendo y aunque mi madre emigró la distancia nunca fue un problema, Sevilla siempre fue el punto de encuentro para todos.

Hace 2 años, y despúes de varios sin bodas en la que pudiesemos vernos todos a la vez, los hijos de todos esos primos, organizamos un evento familiar "by the face", nos juntamos más de 110 familiares, pocos no pudieron asistir, la liamos parda, en el restaurante flipaban, pero los abuelos y los tíos más, creo que les regalamos lo más bonito que existe: el amor y la unión familiar. Forramos el restaurante con cientos de fotos antiguas de la familia, aquello parecía un museo y nadie se sentaba a comer, todos estaban pegados a las paredes, flipaban, discutían cuando alguien dudaba de si ese niño era uno u otro, de si la foto era de un acontecimiento o no... Aunque habían dispuesto mesas redondas tipo boda acabamos todos malcomiendo de pie, de una mesa a otra, haciendo fotos, riendo, llorando, recordando anécdotas y viendo la felicidad en la cara de nuestros mayores. El gran pastel final llevaba impresa la cara de los bisabuelos, el principio de todos nosotros, el punto de partida de lo que somos hoy... Hubieron discursos espontáneos y les entregamos a los abuelos y tíos, a modo de recordatorio, marcos de fotos con los bisabuelos, los abuelos y los tíos juntos en un collage muy chulo en blanco y negro.



Veo más frecuentemente a mi familia de Andalucía que a la mayoría de familia paterna que viven en mi ciudad, de ahí que la muerte de mi tío aunque a 1.000 km. de dstancia es dura y muy sentida por todos.

Y antes de acabar el post os explico la historia del nombre de mi tío, misterio que él siempre alimentó y que nunca confirmó ni desmintió: al nacer el primogénito de mis abuelos la familia materna quería llamarlo Antonio y la paterna Juan, los primeros fueron al registro e hicieron lo más lógico para ellos que fue registrarlo como Antonio y llegar diciendo que le habían puesto Juan...y así fue hasta que llegaron los papeles de la mili a nombre de Antonio (18 años después), como así también se llamaba mi abuelo pensaron que era un error, pero no, fue cuando descubrieron que mi tío Juan se llamaba Antonio...

Mi tío siempre jugó al despiste con su nombre, si le llamabas por San Juan decía que se llamaba Antonio, si le llamabas para San Antonio que se llamaba Juan, nunca aclaraba si le registraron con un nombre u otro porque, aunque no os lo creáis, mi abuelo se llamaba Antonio y por otra historia familiar mucho más antigua que se llevó a la tumba en su DNI ponía Juan. Mi tío nunca enseñaba su DNI para fomentar el misterio, en el fondo todos conocíamos la realidad pero conseguía hacernos dudar con la historia de su padre. Fuese como fuese su verdadero nombre era Antonio, pero hasta que murió nadie dejó de llamarle Juan...

18 comentarios:

  1. Me ha encantado!
    Cuanto cariño hay en estas líneas!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, eso es una súper familia!!! Es estupendo formar parte de una familia así!!!
    ^_^

    ResponderEliminar
  3. Ooh, qué bonita historia! Y qué curioso el detalle del nombre de tu tío, jejej.
    Mi familia materna también son muy de piña, lo que emociona a mi abuelo cada vez que conseguimos juntarnos todos.
    Un beso enorme, reina mia!

    ResponderEliminar
  4. Que familión!! y que lindo que se quieran tanto.
    Lo del nombre me dio mucha gracia, a mi padrino lo anotó el padre cuando nació, le dijeron que se llamaría José como el tío al que le decían Pepe, el buen hombre fue a anotar a su hijo, después de unas copas, cuando le preguntaron el nombre del niño dijo Pepe y así quedó, mi padrino se llamaba Pepe (creo que era el único Pepe registrado como nombre y no como como sobrenombre en Uruguay)
    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bueno lo del DNI jajaja!
    Pues para mí mi familia es toda igual: paso tanto de unos como de otros
    ahahahahahahahaha

    ResponderEliminar
  6. Preciosa entrada wapa. Es una suerte contar con tanta familia y tan unida!
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Jajaja. Qué historia tan curiosa la de los nombres... Me encantan esos "misterios familiares". Tiene que haber molado mucho, esa reunión. En mi familia es que somos pocos y, en algunos casos, mal avenidos. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Que bonito que tengas una familia tan grande y con tanto amor... Mi suegro se llama Rafael y en su DNI pone Claudio... cuenta que cuando nacio en el pueblo de Extremadura, no se iba al registro, te encontrabas con el chico en el bar y le decias, que habia nacido tu hijo y se llama Rafael.... pero el chico cuando llegó a la oficina del registro no se acordó del nombre y le puso Claudio... Si es que en los pueblos de antaño... cualquier cosa!!!

    ResponderEliminar
  9. Oooohhh que bonita familia tienes y que suerte de estar tan unidos, vaya un misterio con los nombres , preciosa entrada , muchos besos

    ResponderEliminar
  10. Me encantan las historias familiares...y me gustan más aún las familias numerosas y bien avenidas. Es una suerte inmensa. :)
    Besotes!

    ResponderEliminar
  11. Ha sido una historia preciosa!!!
    Yo tengo también una familia gigaaaaaante (mis padres son 7 de cada lado... así que tengo más de 20 primos (tengo primos mayores con hijos y primos a punto de nacer... jaja)

    Solemos hacer reuniones por separado y son multitudinarias...

    La historia de tu tío me recuerda a la intriga de la fecha de nacimiento real de mi abuela... Que en realidad ella tampoco sabe la verdadera historia... =)

    ResponderEliminar
  12. Hola, antiguamente lo de tener un nombre y registrar otro era muy habitual, y tener una fecha de nacimiento distinto al real también, conozco un par de casos, y me resulta muy divertido.
    Tienes una familia enoooorme, y debe de ser muy chulo que os junteis asi todos sin razón aparente, sólo por el hecho de estar juntos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Vaya entrada preciosa,...que importante es la familia...

    ResponderEliminar
  14. Pues si que es grande tu familia, las reuniones familiares son muy agradables, hace años nos reunimos con toda la familia de mi abuela materna y fue muy muy divertido, todos, unos 80, en un restaurante, lo pasamos genial. Lo del nombre, pues a mi padre le pasó algo parecido, en casa siempre le llamaban de una manera y cuando fue a la mili se enteró que tenía otro nombre.
    Un beso

    ResponderEliminar
  15. Lo de la reunión familiar me parece genial. Hace unos meses en la boda de un primo aún tuvieron que presentarme a mi a los primos de Castellón, que ni los conocía... y seguramente no volveré a ver. Es una pena, pero cuando mi abuelo se fue de Andalucía él seguía en contacto, pero los hijos y nietos no.

    La historia del nombre también está bien, le daba un poco de magia a la vida.

    ResponderEliminar
  16. que historia relinda ....gracias por compartir

    ResponderEliminar
  17. Me encantan las reuniones familiares. En mi caso también somos bastante tribu y, aunque haga tiempo que no nos juntemos, cuando lo hacemos parece que nos hayamos visto el día anterior. Y también hay un "misterio" en mi familia con un tío mío que yo toda la vida creí que se llamaba de una manera hasta que, con 26 años me enteré que ese no era su nombre... Y mi suegra por lo civil se llama de una manera, pero cuando la bautizaron dijeron otro nombre, que es el que ella utiiliza...

    ResponderEliminar
  18. Es una historia muy linda y llena de cariño. Antes de quedarme embarazada siempre fantaseaba con los nombres que les pondria a mis hijos y mi madre siempre me decia que si les ponia un nombre que le resultara dificil de recordar les llamaria "pepe" y listos. Por suerte se acuerda perfectsmente de los nombres de Piruleta y Patatona sino hubiera generado una historia parecida a la tuya. Un besote.

    ResponderEliminar