viernes, 19 de septiembre de 2014

Mi abuela...

...es extraterrestre.

Los médicos alucinan y los que hemos visto su estado también...

El pasado domingo por la tarde se encontró mal y no hicimos con ella el paseo diario (desde que estoy embarazada todas las tardes me uno al paseo familiar con mis padres, mis tíos y mi iaia), se llamó al médico y éste diagnosticó edad.

La movilidad de mi abuela es muy reducida, diría que ni un 5%, se limita a mover las manos para hacer alguna señal sin separarlas de su cuerpo y mantener la cabeza haciendo algún leve gesto. El lunes nos dimos cuenta que no movía el brazo izquierdo y que la cara estaba algo rara, el médico diagnóstico un ictus cerebral y que poco o nada se podía hacer.

Las opciones eran hospital, con todo lo que ello conlleva de medicalización, o casa rodeada de los suyos. Según él en casa serían 3 días y en el hospital 10, pero que a su edad era un proceso irreversible. Ella no sufre enfermedad alguna ni dolores, sólo los lógicos de cuando hay que levantarla para moverla de un sitio a otro ya que sus huesos están maltrechos por una larga vida, así que no necesita medicinas y era una tontería llevarla a un hospital cuando hace más de 25 que no visita uno.

Mi abuela ha permanecido en cama desde el domingo sin abrir casi los ojos, sin poder hablar y con la mandíbula desencajada por el ictus, sin voz pide agua o pipi (sí, hace años que lleva pañal y nunca se ha hecho nada encima, después del ictus tampoco...alucinante!!!). Verla en la cama he de reconocer que daba miedo hace unas semanas, ahora más, es un saquito de huesos y pellejo consumido, piel casi transparente que se le marcan todas las venas, extremidades deformadas por los años, no tiene dientes y la boca le queda ensumida, pero con el ictus su cara era terrorífica, mandíbula desencajada que mantenía su boca abierta de par en par las 24 horas. Está sin comer nada desde entonces, aunque se le pregunta si quiere algo dice que no.

El médico decidió ponerle una palometa sin medicalizar por si su momento de agonía final era largo y angustioso poderla sedar rápidamente, no es necesario que sufra si es evitable y explicó a varios familiares como administrarlo en caso de necesidad.

El miércoles nos dimos cuenta que el brazo izquierdo ofrecía alguna resistencia, poca, casi imperceptible pero algo notamos. El jueves mi abuela había recuperado la poca movilidad que tenía antes del ictus: movía la mano, controlaba la mandíbula, le salía un hilo de voz y era capaz de construir alguna que otra frase del estilo: "Deja la luz encendida" "Cierra la ventana" "¿Dónde está la niña?"  "¿Manolín se ha quedado a dormir?". Cuando llegó el médico le dijo: "Yo no tengo nada"... Realmente su estado es deprolable, llevaba 5 días sin comer y bebiendo agua a través de una gasa mojada con la que se le humedece la boca ya que no puede tragar.

Los médicos ya no saben qué pasará, se le ha empezado a dar leche con una jeringuilla, la ha tolerado y ahora se le da Meritene poco espeso...desconocemos cuál será su evolución, pero el médico tiene intención de quitarle la palometa el lunes si continua estable...

Y la realidad es que mi abuela es la hostia pero yo no quisiera para mí una vida así, es un sentimiento contradictorio y egoísta, no quiero perderla pero eso tampoco es vida desde que pasó sus primeros 100 años, casi ni oye ni ve ni se mueve, se le entiende muy poco lo que dice y realmente ella lo que siempre nos pregunta es: ¿Por qué no me lleva Dios a su lado?

Será lo que tenga que ser, lo que está claro es que estaremos dándole cariño mientras esté a nuestro lado y espero que si sale de ésta, aquellos hijos/nietos que no preguntaban nunca por ella recapaciten y hagan lo que hasta ahora no han hecho, porque estos días hablaban de ella como si la conocieran de algo y la adoraran, pues que lo demuestren antes de que sea demasiado tarde...

Hoy viernes ha vuelto a ser un día duro, aunque ha comido algo parece muy apagada, no sé qué pensar, parece que se marcha pero con ella nunca puedes asegurar nada, es de otro planeta...







8 comentarios:

  1. Es que yo no quiero vivir a toda costa ni llegar a esas edades. A mi abuela los últimos también le sobraron, desde que le costó moverse en concreto. Y eso que sólo estuvo mala 21.

    Yo le tengo pánico a la vejez por estas cosas, por saber que te vas, por cómo me tratarán, por perder mi autoridad... es que me apetece llorar pensando en esto.

    Un beso enorme.

    18+6

    ResponderEliminar
  2. pues si que es de otro planeta nunca conoci' a nadie en mi vida que llego' a tantos anos ....animo

    ResponderEliminar
  3. y que gusto saber que tu abuelita esta' rodeada de mucho pero mucho amor

    ResponderEliminar
  4. A mi abuela también le sobraron años. Tuvo Alzheimer y en el último año ni comía. Era un saquito de huesos y siempre tenía miedo en la mirada.
    Eso es muy duro y te mueves en la dualidad de la angustia de no volver a verla y la tristeza de ver como está.
    Pero sí, tu abuela es la hostia

    ResponderEliminar
  5. Mucho ánimo, la verdad es que es muy duro. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Mi Abuela tuvo varios micro infartos cerebrales y tras el bajon siempre recuperaba. Ahora ya hace tiempo tiempo que esta mas apagada. La vejez es eso, picos de salud y luego el inevitable final. Siempre es triste y doloroso, nadie quiere la muerte para un ser querido salvo que sea lo menos cruel. Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
  7. Es un roble, esa mujer... Un beso enorme y mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  8. Que post más duro Cloe, mi corazón y animo para tu familia y mucha paz para tu abuela. Te dejo un cordial saludo. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar