miércoles, 26 de noviembre de 2014

Mi hermano...

...mejorando.

En más de una ocasión he contado que el comportamiento de mi hermano (y mi cuñada) no me gustaba, era distante, egoísta, despreocupado, etc...ahora no quiero tirar las campanas al vuelo, porque no quiero volver a estamparme contra esa conducta sin sentido, pero es justo después de las quejas reconocer que desde mi embarazo, mejor dicho desde que se enteraron a las 17 semanas ha habido una mejoría que espero se mantenga en el tiempo.

Respecto al tema regalos se han pasado, no sólo me regalaron el carro que yo elegí, también en nombre de mis sobrinos a la clínica me llegó un gran cesto de rosas rosas y vinieron con regalitos para su prima (juguetes, ropa, pañales)...pero lo más importante, el cariño, también me lo dieron.

Siempre me he quejado de que nunca recibía una llamada preguntando por mí o por mis padres (mis padres igual), nosotros vamos una vez por semana a ver a mis sobrinos y generalmente están con la abuela materna, a ellos no los vemos y ni se preocupan de llamar o de venir o de invitarnos alguna vez...nadie dice que tenga que ser cada semana, pero cada Navidad tampoco.

El tema visiteo sigue igual pero por lo menos recibo 2-3 llamadas de mi hermano a la semana preguntando por la Rubia, nos comunicamos también vía whatsapp (antes no), me pasa fotos de mis sobrinos y me explica cosas de ellos, me esta ayudando a buscar coche nuevo, me están dando ropa de mi sobrina y todo lo que ya no necesitan (hamaca, cuna de viaje, juguetes, moisés, etc...) en definitiva, veo un intención nueva y un interés que ojalá se mantenga en el tiempo.

Mis sobrinos están encantados con su primita, el niño muy prudente la toca con cuidado aunque como, según dice él, no hace nada se cansa pronto, pero le gusta hacerse fotos con ella. Para la niña (2 años) es una gran curiosidad...no se atreve a tocarla pero la mira atentamente cuando mama o cuando le cambio el pañal, le deja su cama para dormir y, ahora que ha descubierto que no se lleva sus cosas, le deja muñecos musicales para relajarla. Según cuenta mi hermano cuando su prima no está dice que le va a regalar algunos de sus juguetes, pero cuando llega a casa dice "NO, mío".

En definitiva, parece que mi hermano se está esforzando, espero que siga así y que mis 3 amores tengan una infancia que puedan recordar en común...


jueves, 13 de noviembre de 2014

Nuestro primer mes...

...la cuarentena.

Sigo en las nubes junto a la Rubia, disfrutando y encantada de nuestros primeros días una junto a la otra y no una dentro de la otra.

Ahora realmente soy consciente de lo mal que me encontré durante los 9 meses de embarazo, siento envidia sana de las que decís que el embarazo os hizo sentir pletóricas y lo pudisteis disfrutar al 100%...en mi caso lo disfrute y lo temí a partes iguales, por la ilusión y los miedos que tenía, pero realmente mi cuerpo no era mío, aunque de alguna manera hacía tanto tiempo que había dejado de serlo por los tratamientos, los abortos, la dura búsqueda, la falta de ganas para otras cosas, etc...que no fui consciente de que mi estado físico era penoso.

Peeeero algo bueno tenía que tener esa etapa de embarazo tan sintomático y es que ahora en la cuarentena me encuentro fenomenal, vuelvo a ser yo y a tener fuerzas y energías para comerme el mundo!!! Excepto los primeros días post cesárea donde no me podía valer por mí misma puedo asegurar que todo ha sido mucho más fácil de lo esperado y que me he recuperado muy rápido de la intervención, mi madre dice que es la felicidad que ve en mí la que hace que olvide dolores y cansancio. 

La lactancia está funcionando perfectamente, estoy convencida de que los buenos consejos de las comadronas de mi clínica han ayudado a facilitarla y a instaurarla: desde el primer momento lactancia a demanda con un máximo de 3 horas entre tomas (incluida la noche) y sin chupete hasta poner la maquinaria en marcha, nada de tetinas artificiales (un día me saqué leche por ver qué cantidad salía y se la tuve que dar con una jeringuilla mientras mamaba de mi pecho porque me los había vaciado cuando empezó a llorar, estuve 2 horas echando gotitas...jajajaja). A la tercera semana vi que la cosa funcionaba y empezamos a usar chupete para calmar momentos de rabietas por motivos desconocidos, no parece gustarle demasiado pero alguna vez lo usa y se relaja. Al mes ha empezado a saltarse una toma nocturna y ya no la despierto, durante el día sí que la voy despertando si no pide para que por la noche esté más cansada. Además tengo la tranquilidad de ver que semana a semana va poniendo peso, ya ha superado los 4kg.!!! Mama que da gusto...coge la teta con un ansia que parece que le vaya la vida en ello, si pierde contacto con ella enloquece buscándola y moviendo la cabeza como poseída. Los primeros días en los que tuvo leche en abundancia tragó tanto que echó alguna potada importante, ahora parece que controla, alguna vez echa el poco que le sobra pero no ha repetido lo de la primera vez.

A la Rubia le gusta su cordón tanto que aún no se ha desprendido de él...la pediatra lo ha visto y dice que tiene buen aspecto, hay que seguir esperando pero me ha recomendado ponerle mercromina en lugar de alcohol para que seque más rápido, si no cae en 7-10 días más dice que se lo tendrá que quitar el cirujano, no lo veo muy claro...

El ojo izquierdo tiene muchas legañas, no son feas pero las echa constantemente, seguramente es porque aún no se le ha abierto el lagrimal, hay que limpiarlo frecuentemente y esperar... Apareció de manera leve el típico acné del lactante, en la cabecita de momento no salió costra.

La semana pasada le pusimos por fin sus pendientes, en la clínica le pusieron unos provisionales pero me apetecía que luciera los que le regaló la iaia con tanta ilusión.

Mi rubia no salió muy espabilada para abrir los ojos, le costó unos días abrirlos durante un buen rato, pero ahora ya pasa largos ratitos tumbada en el moisés, en la cama o en la hamaca mirando a su alrededor...para mi sorpresa tiene especial interés por la tele, supongo que le llama la atención la luz, pero también busca con la mirada nuestras voces o sigue el movimiento del dedo u otros objetos. Agarra mi pelo o mi dedo con fuerza, me he tenido que quitar una cadena que siempre llevo en el cuello para que no me la rompa, clava sus uñitas en mis tetas mientras mama que da gusto.

Mientras duerme se destapa mucho, es bastante calurosa. Cuando duerme y al despertar es doña ruiditos, tiene una variedad bastante amplia. Me encanta verla sonreír entre sueños.

Estamos colechando y nos va genial, a mí me permite dormir más y a ella llorar menos y no echarme de menos...cuando nos despertamos para una toma y la dejo un momento para ir a hacer pipí no le gusta nada y lo demuestra a pleno pulmón, quizás sea que tiene hambre y no acepta esperar, pero prefiero pensar que me quiere a su lado ;-)  Le gusta más que la cambie antes de cada toma, no suele dejar el regalo durante la misma, en todo caso mientras la estoy limpiando y con el fresquito se deja ir y deposita la sorpresa en el pañal limpio mientras se lo coloco...así que vamos a 2 pañales por cambio.

Los primeros días cogía berrinches mucho más frecuentemente que en las 2-3 últimas semanas, sobretodo más largos y en horario nocturno, aunque también dormía bastante, pero ahora puedo decir que es un bebé bastante bueno...por las noches sólo llora porque quiere comer, una vez tiene la teta calla inmediatamente, alguna vez después de la toma está inquieta y lloriquea porque no puede expulsar los gases pero no es muy frecuente. Durante el día duerme pero siempre hay rabieta después de alguna de las tomas, supongo que es por querer y no poder dormir...intento solucionarlo con el chupete y bracitos, pero como el chupe aún no es de su entero agrado casi siempre acabo poniéndole la teta que usa como chupe y se queda frita al segundo o tercer intento.

Últimamente se queda ratitos despierta, observando, haciendo ruidos, moviendo manos y pies. De día duerme con luz y con los ruidos habituales de la casa, ni se inmuta. Al ponerla boca abajo los primeros días apoyaba los pies con fuerza y levantaba el culo que parecía que fuese a gatear, ahora ya logra levantar la cabeza y no el culo...jajjajajja.


Tiene una peca en la pierna izquierda cerca de la rodilla, a todo el mundo le ha llamado la atención ya que los bebés no suelen tener, a mí me parece preciosa pero he de reconocer que no es pequeña y cuando sea grande será hermosota.

Respecto a mí decir que la lactancia me está sentando genial, como lo que quiero y cada semana pierdo peso, llevo casi 11kg. y he perdido más de lo que gané, así que ya voy perdiendo los ganados durante la búsqueda, espero en unos meses poder decir que estoy en mi peso.

Hasta el momento sufro todo lo contrario a lo que debe ser una depresión postparto, estoy eufórica, me apetece arreglarme, salir a pasear cada día, maquillarme...nada de coleta y en pijama...me miro al espejo y me gusta lo que veo cada día más, duermo más y mejor que durante los últimos meses del embarazo y estoy que me salgo de felicidad.

¿Qué más se puede pedir?...

sábado, 1 de noviembre de 2014

Mi Rubia...

y mi nueva vida.

Aaaaiiinnnsss...llevo días bastante desconectada del mundo bloggeril...me apetece mucho saber de vosotras y volver a comentar vuestras entradas pero aún no llego a todo...entre las visitas que van llegando a casa, la adaptación de la Rubia y mía, la lactancia a demanda, el papeleo, los médicos y los quehaceres domésticos voy justita de tiempo, pero estoy casi segura que volveré a niveles "básicos" después de la cuarentena.

Hay muchas cosas para contar pero dudo que en esta entrada me de tiempo a todo o me acuerde de todo...pero algo importante para mí es la adaptación de mi niña peluda respecto a la Rubia y de momento va muy bien, como yo esperaba mi gatita siente curiosidad pero poco más, la observa y como mucho la huele, se tumba prudencialmente cerca y a dormir...

¿Qué contaros de la Rubia? Físicamente es una muñequita y yo la veo preciosa, pero tooodo el mundo me dice que es muy bonita, la comadrona en el quirófano ya lo anunció y todas las enfermeras y médicos en la clínica alucinaban con ella. He oído piropos del tipo es de anuncio o es perfecta por parte de amigos y familiares, pero también de la pediatra añadiendo que ve muchos niñ@s al día y que me puedo creer que es un verdadero bombón, como madre imaginaros que me engordo cada vez que lo oigo.


De lo importante, su salud, todo bien por suerte. Salimos del hospital habiendo recuperado 20gr. de los 300 perdidos, así que la subida de la leche iba genial, sólo tardó 72h. post cesárea, en las 2 semanas que llevamos en casa ha cogido 500gr. más y ya está cerca de los 4kg. La prueba del talón y la de otoemisiones acústicas han salido perfectas. Durante 4 días tuvo la falsa regla del lactante y ahora un poco de legañas en el ojo izquierdo, pero limpiándolo con manzanilla parece que está casi solucionado.

Hasta consolidar la lactancia no le he dado chupete y ahora no lo quiere ni ver, pone una cara de asco cuando se lo pongo que es para verla, por suerte no hace la pipa, así que de momento sin mimi vamos.

Para mí el puerperio está resultando mucho mejor de lo que imaginaba, quizás sea porque la Rubia se porta bastante bien o porque reamente tuve un embarazo lleno de síntomas que hizo que mi cuerpo no me perteneciese y no tenía fuerzas para nada, ahora me siento yo y he recuperado mis ganas y fuerzas para la vida diaria.

De la cesárea me he recuperado muy bien, los primeros días fueron durillos y dolorosos, pero a los 4-5 días ya me valía por mí misma, despacio pero iba haciendo...mi madre al llegar del hospital se quedó 2-3 noches a dormir en casa ya que mi movilidad era lenta, pero cuando la Rubia tenía una semana ya estábamos apañándonos solitas.

Mi cuerpo está recuperando sus formas de manera bastante rápida, durante el embarazo me engordé 7kg. y ya he perdido 10...ojalá pueda perder los que engordé durante los tratamientos antes de reincorporarme al trabajo, me quedan unos 13 más, pero estoy contenta porque pensaba que a estas alturas tendría muchos más de los que tengo. La cicatriz está muy bien y la barriga aunque fofilla va desapareciendo día a día. De momento sigo sin estrías y no he dejado de ponerme crema.

Sigo teniendo muchas cosas que contaros pero tengo tal batiburrillo en la cabeza que no sé cómo ordenarlo y la Rubia me reclama, así que os dejo este aperitivo y volveré a la carga en cuanto me deje mi amorcito.

Supongo que no hace falta que os diga que me siento feliz y pletórica...