miércoles, 1 de junio de 2016

La granja...

...y la Rubia.

Una de las grandes pasiones de la Rubia son los animales, a mí me encanta que sea así, pero cuando digo P-A-S-I-Ó-N, es así, en mayúsculas y vocalizando bien. 

La primera que lo sufre a diario es nuestra gata, bueno nuestra...la de ella porque la tiene todo el día abrazada que parece su garrapata. Es entrar por la puerta de casa que ya va gritando: HOLA! y en cuanto baja del carro va corriendo a verla. Si está en el sofa le pone la cabeza cual minino y se restriegan frente con frente, si está durmiendo le importa 3 carajos, la despierta para hacerle mimos, si está paseando por casa la persigue y la abraza para tumbarla en el suelo, una vez la tiene entre su brazos apoya la cabeza en su lomo con el culo en pompa y así se pasa el rato que Cloe le deja, que podrían ser horas si ella quisiera. Mi padre flipa porque él no puede tocarla (más bien es porque es miedoso y no sabe jugar con ella, aparta la mano rápido y así es como puede llevarse más fácilmente un arañazo). La gata respeta más a la Rubia que la Rubia a la gata, tengo que estar vigilando que no la apriete demasiado, que no le coja la cola, que no se tumbe encima de sus patas, etc...sé que no lo hace con maldad, es muy pequeña y hay que enseñarle lo que puede y no puede hacer, como suelo decir alguna vez la trata con exceso de amor.

Por la calle saluda a todos los perros que se encuentra, les recibe con uno de sus atronadores HOLA! (que el volumen aún no lo tiene regulado), ante tan simpático grito los dueños suelen pararse y mi niña ya es feliz no, lo siguiente, se acerca un poco y les dice "MUAAAA", intenta tocarlos, si se van los persigue, etc... Con las pájaros de la calle más de lo mismo, en definitiva con cualquier bichito viviente que pase ante sus ojos.

Ante una evidencia tan grande decidimos pasar un fin de semana con amigos en un casa rural con granja, fue todo un éxito, como no podía ser de otra manera. A la Rubia le daba igual que el animal en cuestión midiese 20 cm. o 2 metros, que tuviese cuerno o plumas, pico o dientes...lo único que importaba es que habían muchos y muy variados: ocas grandes y bebés, gallinas, gallos y pollitos, cabras y cabritas, ovejas y ovejitas, conejos y conejitos, pavos reales y no reales, tortugas de agua y de tierra, ranas, burros, caballos, un ciervo. 

Estuvo emocionadísima todo el finde, el entorno era ideal y cuando no estábamos en la granja estábamos en el precioso jardín que tenía nuestra cabaña o haciendo senderismo por los alrededores (bendita manduca).

Os dejo una muestra de nuestro espectacular puente en la granja...













7 comentarios:

  1. Muero de amor con tu Rubia!!! Qué mayor y simpática!! Y me encantan esos ricillos que le están saliendo! La verdad es que los niños disfrutan un montón con los animales, así que me parece un plan ideal! Un beso grande para cada una!

    ResponderEliminar
  2. La foto de los patitos es ideal!! Qué bien que sea amante de los animales. Eso es que va a ser una persona sensible y empática. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  3. Esta visto que no tiene miedo a ningún animal, da lo mismo el tamaño. Eso es perfecto!!! será una persona cariñosa y preocupada por ellos...
    Mira que Cloe conmigo no tuvo muy buen filling, normal olía a perra, algún zarpazo me gané!!! je,je... Me encanta saber que la Rubia ha robado su corazón!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Que mona por favor!!
    El amor por los animales es súper fundamental y ella ya lo tiene
    :-)

    ResponderEliminar
  5. Aysssss cómo me gustaaaaaaaaaaaaa!!!
    Qué personaje la rubia!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Que belleza... se ve que estaba en la gloria y no en la granja jeje. Es más que hermosa y eso que solo de espaldas .
    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Dios mío cómo ha crecido! Está para comérsela, y lo de los animales me encanta, cuando desde pequeños los quieren y cuidan ya apuntan maneras.
    Me alegro de que hayáis disfrutado tanto del finde. Yo con los gatos en general tengo problemas de empatía, solo me llevaba bien con el de los vecinos y tardamos lustros en hacernos coleguillas. Es una lástima que la Rubia no lo haya conocido para allanarme el camino.
    Un besote!

    ResponderEliminar